martes, 7 de octubre de 2008

PSICOSIS, Psycho


Anthony Perkins
Janet Leigh
Vera Miles
John Gavin
Martin Balsam
John McIntire






Una película archifamosa que aunque no sea de temática gay, sí está interpretada por un actor que lo fue y que en esta película interpreta a una persona totalmente desquiciada con la mente "poseída" por su madre. Esta más que espléndida película de Alfred Hitchcock, comienza con un larguísimo y magistral plano que, desde la distancia, nos acerca a la ventana de un hotel, la cámara entra y nos muestra a Marion Crane, Janet Leigh, y a su amante, Sam Loomis, John Gavin, enmedio de una discusión sobre la relación entre ambos. Marion, se dirige a su trabajo donde, a lo largo de la tarde, se efectúa un cobro en efectivo por una venta importante, que su jefe le encomienda que lo ingrese en el banco el lunes por la mañana antes de acudir a la oficina. Marion se dirige a su casa y toma la decisión de fugarse con el dinero de la empresa con el fin de poder irse lejos con su amante. La huída en el coche bajo la lluvia, acompañada con la fantástica e inquietante música de Bernard Herrmann, lleva a Marion al motel de Norman Bates, Anthony Perkins... A partir de este momento, la tensión va aumentando hasta un desenlace truculento pero sumamente impactante. Si alguien no la ha visto todavía (¿?), vale la pena. Si hace tiempo que se vió, vale la pena, aunque sea por los detalles magistrales de que está trufada. Desde el guión de Joseph Stefano, basado en la novela de Robert Bloch, hasta la dirección del gran Alfred Hitchcock, pasando por la fotografía de John L. Russell, la increíble música de Bernard Herrmann, el montaje de George Tomasini, la perfección de los intérpretes... ¡Hasta los títulos de Saul Bass resultan perfectos! Una película inimitable que desgraciadamente tuvo dos secuelas.

1 comentario:

Edu dijo...

Dos secuelas espantosas. Bueno, no estaba Alfred ni Janet. Ni tampoco el entonces guapo John Gavin.

 

Powered by Blogger